A San Miguel pedimos... toros inofensivos

Domingo, 21 Agosto 2016
Visto: 323
primi sui motori con e-max

La localidad de Sepúlveda conmemora el 25 aniversario de los encierros infantiles más antiguos

Los encierros son pasión, riesgo y mucha adrenalina. Ejemplos como el de Pamplona o Cuéllar traspasan fronteras y atraen turistas de todo el mundo a vivir un acontecimiento cuando menos singular. Los encierros más antiguos de los que se tienen constancia son precisamente los de Cuéllar, que comenzaron a celebrarse en 1215. Más cercanos en el tiempo son los de Sepúlveda, que adquirieron un inusitado protagonismo en el año 1992 con la invención por parte de varios vecinos de la villa de un sucedáneo infantil para el tradicional traslado del ganado a la plaza de toros.

«Los encierros infantiles surgieron por la necesidad que encontramos de una actividad para niños», afirma Alfredo García, tesorero de la Asociación Arco de la Villa, que recuerda que «hace 25 años los niños no tenían actividades específicas en las fiestas del pueblo».

Con más ilusión que medios, los ideólogos de los encierros Alfredo Pérez y Luis Alberto Roncero prepararon «un toro construido como buenamente pudimos». García comenta que «resultó tan endeble que ni siquiera aguantó las fiestas por las embestidas de los niños».

Desde entonces, la evolución de los inofensivos astados ha sido tanto cualitativa como cuantitativa, puesto que en el primero de los encierros solo salió una estructura con forma de toro y ahora son cinco. En la actualidad, los toros «están construidos con una base de madera como una carretilla y la estructura de metal», explica García que añade que están «forrados de tela y los cuernos son de plástico». «Totalmente inofensivos», añade García.

El ritual del encierro es una mezcla de devoción y fiesta. Con guiños incluidos a Pamplona con el cántico sanferminero en el que los niños, en vez de pedirle ayuda a San Fermín, le piden a San Miguel (patrón de Sepúlveda) que vele por ellos en el encierro. El texto recitado ante el santo procede de una composición encargada a los folcloristas Jesús García y Sergio Pleite, que compusieron una jota conmemorativa hace cinco años

Los nervios, la incertidumbre y las carreras comienzan acto seguido acompañadas de risas y algún que otro tropezón, fruto de la aglomeración pero sin mayores incidencias. «los toros sufren más los choques que los niños», sostiene García. En lo que no hay unanimidad es en los pañuelos al cuello, puesto que los hay rojos como en Pamplona pero también blancos o verdes, entre otras tonalidades.

La repercusión en el propio pueblo es tan grande que cada año se «sienten casi obligados a innovar», dice García y por eso «inventamos una ambulancia que va echando agua a los niños e incluso uno de los toros hasta muge». Unas pequeñas talanqueras adaptadas y un recorrido aproximado de 300 metros completan un evento que en la edición 2015 reunió a más de 400 niños de todas las edades. «Lo disfrutan más los padres y los abuelos que los niños», apunta García en un encierro en el que los más pequeños corren de la mano de sus mayores y participan menores hasta de 13 ó 14 años.

El modelo de encierros infantiles de Sepúlveda ha tenido calado también por toda la provincia y son muchas las localidades que han celebrado de manera esporádica o lo hacen habitualmente encierros con el asesoramiento de la Asociación Arco de la Villa. Incluso provincias de toda España cuentan en sus fiestas patronales con encierros iguales o similares, lo que para los sepulvedanos «es todo un honor porque el origen está aquí», argumenta García.

Con luces

La AsociaciónArco de la Villa, organizadora del encierro infantil preparó como celebración del 25 aniversario un encierro nocturno el viernes y todo un ciclo de actividades relacionadas con el evento que alargan las tradicionales fiestas del pueblo, que se prolongan hasta finales de mes. El encierro nocturno, en el que tan solo los particulares astados portaban las luces, mientras el recorrido estaba a oscuras, se diseñó exclusivamente para el 25 aniversario, aunque entra dentro de lo probable que pueda instaurarse. Aunque «la idea original, la de 1992, prevalecerá», asegura García.

Con los 25 años ya cumplidos y la espera de alcanzar al menos otros tantos, los organizadores destacan en todo este tiempo «ambiente festivo, la alegría de ver felices a los niños» y no pierden tiempo a la hora de «agradecer a las personas que han colaborado con nosotros durante todos estos años». Los encierros infantiles de Sepúlveda aúnan la tradición más taurina con el ocio, entretenimiento y emoción que demandan los menores para disfrutar de las fiestas. Toda una fórmula de éxito.

 

 

 

Próximos Eventos

  • 11 Jun
    Organizado por el la Asociación Cultural Arco de la Villa y con la colaboración del Ayuntamiento de Sepúlveda, los días 11 y 12 de junio de 2016, tendrá lugar el Torneo de Pádel XXV Aniversario...
  • 20 Aug
    Este año queremos que sea especial y, entre otras, queremos realizar las siguientes actividades culturales durante los días 19, 20 y 21 de agosto
  • 25 Aug
    Las Fiestas de Sepúlveda siempre tienen lugar el último fin de semana de agosto

Galería de Videos